El espacio: la última frontera. Desde siempre el hombre ha soñado con volar y viajar a las estrellas, conquistar el espacio, surcar el universo. En GranVía de Hortaleza, a través de la mejor colección privada de maquetas de ingenios espaciales reales de Europa, podréis explorar la carrera espacial en una exposicion tan apasionante como la conquista del espacio: La Carrera espacial, desde el 19 de julio y hasta el 14 de agosto.

Desde el Sputnik (nombre que quiere decir “compañero” en ruso) que surcó la órbita terrestre en 1957 hasta el turismo espacial, la colección relata de la mano de más de 43 reproducciones a escala realizadas con todo detalle por los mejores especialistas, el pasado, presente y futuro de la carrera espacial.

El considerado el primero en poner en curso la teoría de los viajes espaciales fue el ruso Konstantin Tsiolkovsky, sordo desde la infancia y autodidacta, quien en 1885 ya prefiguró cómo podría lanzarse un satélite para que permaneciera en órbita. Antes, Julio Verne y H.G. Wells, ya habían soñado, desde la ciencia ficción, con viajes a la luna o por el espacio, pero fue la ciencia desarrollada en la segunda mitad del siglo XX, la que dio impulso definitivo y real a la carrera espacial.

Primero fueron los soviéticos y los norteamericanos. Después Europa y China. Hoy la conquista del espacio es un proyecto de toda la humanidad, plasmado en la estación orbital internacional y en la colaboración mundial en todo loque respecta a los viajes espaciales. También hoy es posible, si se tiene el suficiente dinero, el turismo espacial, de hecho ya hay varias franquicias viajes que lo organizan, algo apenas atisbado en los sueños de la ciencia ficción.

En la exposición se muestra toda la historia de ese apasionante viaje, incluyendo una huella firmada por Aldrin, el segundo astronauta en pasear por nuestro satélite, pero también podréis contemplar las naves Soyuz, la cápsula Géminis, la lanzadera espacial, los cohetes Shenzou chinos, la nave de turismo espacial Spaceship One, que tiene el record de altitud de un “avión” tras haber viajado a más de 112 km. de altitud y muchas más curiosidades, desde la maqueta del cohete que usó Tintín en su “Objetivo la Luna” hasta un gorro usado en el rodaje de la película 2001: Una Odisea del Espacio, de Stanley Kubrick.

Como dijo Tsiolkovsky: La tierra es la cuna de la humanidad, pero no se puede vivir para siempre en la cuna. Esta magnífica y curiosísima exposición, pensada para todos los públicos, está disponible en Gran Vía de Hortaleza. La exposición, actividades y elparking son, por supuesto, gratuitos. El Horario es de 10 a 22 horas.Dirección: Gran Vía de Hortaleza s/n. Salida 5 de la M-40, Metro Mar deCristal. Autobuses 87, 104, 112, 120, 125 y 172.

Anuncios