El XIV Festival Internacional de Artes Escénicas para Niños y Jóvenes de la Comunidad de Madrid, Teatralia 2010, llevará a más de 40 municipios de la región las artes escénicas para niños y jóvenes. El Festival comenzará el próximo 29 de enero, de la mano de las compañías italianas Teatro Gioco Vita y Teatro delle Briciole Solares Fondazione delle Arti. La Sala Verde de los Teatros del Canal estrena este espectáculo, recomendado a partir de 8 años, titulado Scrooge. Ballata per attori e ombre da “Canto di natale” di Charles Dickens (Scrooge. Balada para actores y sombras a partir de “Cuento de Navidad” de Charles Dickens).

Teatralia ofrecerá un total de 253 funciones, la mitad estarán dirigidas a centros educativos y el resto al público familiar, que se desarrollarán en 66 espacios. Esta programación llegará a más de 40 municipios, siendo un ejemplo clarísimo del afán descentralizador que la Comunidad de Madrid otorga a la cultura, como elemento integrador de la vida y de la sociedad madrileña.

El Festival Internacional de Artes Escénicas para Niños y Jóvenes de la Comunidad de Madrid es uno de los eventos escénicos más importantes organizados por el Gobierno regional y cuenta con una audiencia de unos 40.000 espectadores. Su programación comprende gran diversidad de géneros, como teatro, circo, marionetas o danza, y fusión de lenguajes, como teatro-movimiento acrobático o danza interactiva-teatro-imágenes.   Este año, Teatralia 2010 presenta por primera vez en su programación dos nuevas disciplinas: la magia, con el espectáculo Concierto para Baraja y piano, Opus Pocus nº 1, de la compañía andaluza Arrikitown Espectáculo; y el recital poético con Tudo Gira, de la compañía portuguesa Margarida Mestre, que se desarrollará en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, institución que este año acoge por primera vez programación de Teatralia.

Entre los temas que se encuentran reflejados en Teatralia 2010 se encuentran las relaciones humanas, presentes en espectáculos como Montón de montones, de la compañía Hirondela Teatro, que narra el conocimiento y la convivencia con el otro, o La casa del abuelo, de La Rous, que es un montaje de títeres y objetos que presenta la vida y los recuerdos de un anciano. Otro que habla de memoria es Historias de derribo, de la madrileña compañía La Tartana Teatro, pero en este caso desde una perspectiva social y con claros componentes de humor en los estrafalarios inquilinos de un viejo edificio, interpretados por títeres.  

Junto a ésta, participan otras dos compañías madrileñas, con dos propuestas muy diferentes. Por un lado, Ara Malikian Ensemble trae Historia del hombre feliz, que es un cuento armenio de tradición oral, presentado con una música salpicada por influencias árabes, judías y españolas. Por otro, El Retablo Teatro de Títeres hará las delicias de los niños con su Carmela, con personajes hechos de tela y cargado de ternura y humor.

Anuncios