El Teatro Real ya ha abierto sus puertas. Desde el pasado 28 de septiembre y hasta el 16 de octubre, el escenario del coliseo estará ocupado por una mujer muy especial: Lulú, una superwoman que quiere sobrevivir y triunfar en la vida y a la que no le gustan los límites que le impone la sociedad. Con esta primera propuesta, la ópera de Madrid pretende dar inicio a una temporada que tiene un hilo conductor muy definido: mostrar cómo ha evolucionado la figura de la mujer en la historia de la ópera.

escena

En 1928, Alban Berg, comenzó la adaptación de las dos tragedias de Wedekind, Espíritu de la tierra y la Caja de Pandora, como base del libreto de su ópera Lulú, pero en 1935 el compositor moría dejando sin terminar la orquestación del tercer acto, aunque sí dejó resuelto el esquema musical del mismo. Esta extraordinaria herencia quedó en manos de su viuda, quien pidió a Arnold Schönberg que acabase el tercer acto. Éste se negó y la obra permaneció oculta hasta la muerte de la mujer, siendo el compositor y director austriaco Friedrich Cerha el encargado de terminar musicalmente la herencia del compositor de la Segunda Escuela de Viena.

Por lo tanto, existen dos versiones de la obra. En primer lugar, la original de Berg, formada de dos actos y un epílogo, que vio la luz por primera vez en 1937. Y en segundo lugar, la de Friedrich Cerha, con un prólogo, tres actos y un epílogo, que fue estrenada el 24 de febrero de 1979 en la Ópera Garnier de París. La redacción definitiva es la que llega por primera vez a Madrid, puesto que los aficionados más veteranos recordarán que la versión incompleta ya se pudo ver hace varios años en el Teatro de la Zarzuela.

En esta ocasión, se trata de una coproducción con el Covent Garden de Londres y está dirigida por el alemán Christof Loy, reconocido hombre de teatro por sus montajes de Monteverdi, Mozart, Verdi y Berlioz. En el foso se situará una de las grandes batutas de nuestros días, Eliahu Inbal, que hace con Lulu su presentación en la Ópera de Madrid. Y en escena veremos a grandes artistas internacionales como es el caso de Agneta Eichenholz (Lulu), Jennifer Larmore (Condesa) y Gerd Grochowski (Dr. Schön y Jack).

Para ayudar al público a entender mejor la obra, el coliseo madrileño ha programado para todos los días antes de la representación una charla que dura media hora y que trata de acercar y explicar a los espectadores el mito de Lulu. No podéis perdéroslo, ya no hay excusas para no acudir a la ópera.

Anuncios