Corría el año 1969 cuando el Parque de Atracciones de Madrid era inaugurado por Francisco Franco. Lejos quedan ya aquellas cinco pesetas que costaba la entrada y, también, aquellas atracciones mecánicas que forjaron tantos recuerdos de la infancia. Hoy es uno de los mayores atractivos de la ciudad, no hay niño que se haya resistido a su encanto aventurero, a sus arriesgadas atracciones y a esa mítica casa de terror de la que tantas veces han tenido que huir despavoridos. Este mes de mayo, el parque temático ha cumplido 40 años y la organización ha querido celebrarlo por todo lo alto: ¡Tarta para todos los visitantes!

noria

El día exacto del cumple fue el 15 de mayo, festividad de San Isidro. Hace 40 San Isidros que el Generalísimo y toda la comitiva franquista acudía a la inauguración de uno de los proyectos más deseados de la capital: El Parque de Atracciones de Madrid. “El tobogán”, “Los coches de choque”, “El laberinto de espejos”, “7 picos” y “Los piratas” constituyen el origen de este área destinada al disfrute, entretenimiento y locura propias de todos aquellos jóvenes que soñaban por unos instantes en volar.

Tampoco nos podemos olvidar de su “monstruosa Noria” y de su mítico “Platillo Volante”. La Noria era la máquina de diversión más espectacular que se había visto hasta ese momento en España, sus 25 metros de altura ponían los pelos de punta tanto a los que la observaban desde abajo como a los valientes que decidían subirse a divisar la ciudad. El “Platillo Volante”, también es uno de esos lugares míticos desde el inicio del funcionamiento del parque. Desde sus más de 25 metros de altura se dejaba caer una cortina de agua pulverizada y, al proyectarse luces sobre ella, se asemejaba a la estela  de un O.V.N.I.

Los años fueron pasando y los gustos y las inquietudes de los visitantes cambiaron. En los años 70 aparecieron los primeros recorridos temáticos (un circuito por una escenografía determinada en torno a un tema concreto), dentro de este área destaca, como no podía ser de otra forma, el Pasaje del Terror, a punto de cumplir 20 años. En el año 1990 se realizó una importante inversión que permitió la apertura de una nueva zona donde se ubicaron atracciones  como “El Cóndor”, “Aladino” y “Flume-Ride”, la primera atracción donde los visitantes se mojaban. Aunque la remodelación más significativa no se produciría hasta 1998. El auge de los parques temáticos por todo el mundo forzó a los propietarios a realizar una importante inversión que permitiera remodelar el parque y convertirlo en un parque temático divido en diferentes áreas: Zona del Maquinismo, Zona de la Tranquilidad, Zona de la Naturaleza, Zona Infantil y La Gran Avenida.

Actualmente, el Parque de Atracciones de Madrid no tiene nada que envidiar al resto de parques, sobre todo en lo que a la maquinaria respecta, puesto que cuenta con algunas de las atracciones más vanguardistas: “Abismo” (una montaña rusa de 49 metros de altura), “Tornado”, “La Lanzadera” (una caída libre de 63 metros de altura) y “Tifón” (un divertido viaje balanceándose en el que se alcanza una altura de 15 metros).

La oferta se completa con su programa de espectáculos. No es el parque que más explota este atractivo, pero cuenta con alguno realmente llamativo, como es el caso de El Viejo Caserón: uno de los recorridos más terroríficos, mejor ambientados y mejor interpretados de nuestro país.

Hoy, cuarenta años después, y debido a la conmemoración de esta fecha tan especial el Parque ha inaugurado una nueva atracción: VÉRTIGO, una montaña rusa para toda la familia, inspirada en la desaparecida 7 Picos. Su recorrido se inicia a 15 metros de altura y continúa a lo largo de 400 metros llenos de vertiginosas curvas y espectaculares cambios de rasante.

Parque de Atracciones de Madrid

Dirección: Casa de Campo
Teléfono: 91 463 29 00
Transporte: Metro Batán (línea 10)
Precio: 28,60 €

Ver mapa

Anuncios