cartel1Después de la polémica que despertó la gestión final del exitoso musical “Hoy no me puedo levantar”, cuya producción terminó prohibiendo la entrada al teatro del mismísimo Nacho Cano, principal creador artístico de la obra, ha nacido un nuevo espectáculo: A.

Una creación exclusiva del integrante de Mecano. Una nueva muestra del inquieto talento que posee una de nuestras mayores estrellas del pop ochentero: Nacho Cano.

Un éxito sin precedentes fue “Hoy no me puedo levantar” y un agónico planteamiento sin demasiadas posibilidades de triunfar es lo que supone “A”. Un espectáculo pobre, un argumento inconéxo y una música muy poco atractiva y pegadiza son los ingredientes del “A”bsurdo nuevo espectáculo del integrante de Mecano.

Intentaré resumiros la mala e indigesta historia que Nacho Cano cuenta en su nuevo espectáculo. Que por cierto, ahora entiendo sus reticencias a contar nada en entrevistas concedidas a diversos medios, seguro que ni él es capaz de simplificar en cuatro frases un argumento atractivo que invite al espectador a acudir al teatro.

El espectáculo arranca con el nacimiento de un niño rubio y autista en el seno de una familia gitana. Un niño especial, cuyo corazón late al compás del 3/4 y que posee grandes dotes para la música. No habla, únicamente tararea, una cualidad que le hará triunfar a lo largo de todo el mundo y les llenará de codicia y deseo enfermizo por el dinero a todos los integrantes de la familia. Aunque al final el niño, que en realidad procede del mundo acuático y pertenece a la especie perdida que habita en la Atlántida, debe morir y regresar con su verdadera familia. Su único propósito era salvar a los hombres, un mesías en resumidas cuentas, cuyo gran secreto se escondía en las quinielas futbolísticas. ¿Incomprensible, verdad?. Pues si consideráis que el problema procede de mi deficiencia al construir sinopsis os animo a que acudáis al teatro y os deis cuenta de lo que nunca se debe hacer a la hora de construir un guión teatral. Y si podéis resumir mejor la historia, que me la mandéis, claro.

Menos mal que es un musical, en el que además de historia hay música, que rebaja un poquito la indigestión que produce el guión. Y gracias a Dios, claro, que Nacho Cano ha sabido rodearse de grandes profesionales, tanto dentro del reparto actoral como del musical y artístico, que hacen ameno y en ciertos momentos gracioso un guión en muchos pasajes construído a base de topicazos y chistes fáciles.

Apoteósico sin embrago es el final, no sé si por la ganas que tienes de levantarte y marcharte o por los dos famosos temas que suenan durante el saludo del elenco, dos temas claves, no sólo en la carrera musical de Nacho Cano sino también en su anterior musical: “Vivimos siempre juntos” y “31 de diciembre”.

El creador define “A” como un tobogán de emociones, a lo que yo añadaría: hacia el pesimismo, la absurdez y el esperpento. Siento ser dura, pero esperaba mucho más de un artista tan maravilloso, además de creador de uno de los espectáculos que más me han emocionado en toda mi vida “Hoy no me puedo levantar”.

TEATRO HAAGENZ- DAZS-CALDERÓN-MADRID

Dirección: Calle Atocha, 18
Metro: Líneas 1 (Sol, Tirso de Molina), 2 (Sol), 3 (Sol)

Precio entradas: entre 45€ y 65€

Ver mapa

Anuncios