Cada vez soy más consciente de la gran cantidad de formas de entender el ocio que existen. Para muchos de vosotros seguro que disfrutar del tiempo libre es sinónimo de acudir a un restaurante, un concierto o una obra de teatro. Aunque debemos ser conscientes de que no todas las personas piensan igual y quizás muchas de ellas prefieran planes alternativos que no tienen por qué suponerles salir de sus casas. Véase aquellos que disfrutan de la lectura o son aficionados a cualquier tipo de juego de mesa, como el ajedrez, las damas o, de acuerdo con la actualidad, el Monopoly.

¿Porqué digo de acuerdo con la actualidad? Pues porque ayer Monopoly consiguió batir un nuevo Récord Guiness, que consistía en reunir al mayor número de personas posibles en diferentes partes del mundo y jugar de manera simultánea al emblemático juego. En la prensa pudimos ver incluso cómo varios presos de una cárcel de Afganistán jugaban al Monopoly y colaboraban con la firma para conseguir el récord mundial.

En concreto fueron más de mil personas de 23 ciudades de 15 países del mundo las que colaboraron junto a Monopoly para conseguir el reto. En el caso español, la ciudad elegida como sede para intentar batir el récord fue Madrid y el lugar donde se citó a los 32 jugadores que acudieron fue el Hotel Husa Princesa de la capital, donde se contó además con la presencia de Antonio Zafra, actual Campeón del Mundo de Monopoly, David Escrivá, responsable de Monopoly en España y de una notaria que dio fe de que la actividad se desarrolló correctamente.

La cita fue organizada por la marca con motivo del lanzamiento de la nueva edición mundial del Monopoly Electrónico, cuya principal diferencia con respecto a las anteriores ediciones, a parte de su carácter mundial, reside en la desafortunada sustitución de los divertidos “billetitos” por unas aburridas tarjetas de crédito cuyas transacciones se controlan a través de una unidad electrónica que incluye el juego.

Al encuentro que se produjo en Madrid, con motivo de la celebración del Récord Guiness, acudieron 32 personas. Todas ellas fueron convocadas a través de internet. David Escrivá, responsable de Monopoly en España y con el que tuve la oportunidad de hablar, me comentó que la técnica que había utilizado la empresa para conseguir reunir el número mínimo de participantes requeridos fue la “del boca a boca propagado a través de internet”.

Para que esta edición fuera reconocida por Guiness como Récord Mundial se establecieron rigurosos requisitos, como sincronizar la hora de comienzo, reunir en cada ciudad a un mínimo de 25 jugadores, jugar un número mínimo de tiradas, emplear juegos Monopoly con licencia oficial y seguir estrictamente las reglas del juego.

En Madrid todo ello se respetó. Se comenzó a la hora prevista (16:00h), contó con la presencia de 32 jugadores, todos ellos distribuidos en 8 mesas con 4 jugadores en cada una de ellas y con el tiempo máximo de una hora para que todos los participantes pudieran al menos efectuar una ronda.

Al evento acudió, como ya os he adelantado, el actual Campeón del Mundo de Monopoly, que casualmente es madrileño. Se llama Antonio Zafra y es técnico de laboratorio, profesionalmente hablando, además de un importante magnate millonario del Monopoly en sus ratos libres.

Hoy ya es toda una celebridad dentro del mundo de las finanzas e inversiones ficticias por las que se caracteriza este emblemático juego. Aunque afirma no tener una estrategia clara es totalmente consciente de lo importante que es “contar con una importante dosis de picardía con la que poder enfrentarte a tus rivales”.

Comenzó a jugar de niño, como todos. Pero su incursión en los campeonatos no llegó hasta hace cinco años, cuando se le presentó la oportunidad de acudir al Campeonato de España y ganarlo. Ello le abrió las puertas de un reto aún mayor, el campeonato del mundo, título con el que también se hizo en 2004.

Para él todo es fruto de la casualidad y de la suerte, pero algo tendrá este español que resulta invencible ante sus rivales. Quizás su secreto resida en su admirable deportividad que le hace jugar con total libertad y disfrutar de las partidas que emprende, nunca pensando en ganar, sino en aprovechar las oportunidades que este juego le ha reportado, como fue acudir a Tokio en 2004 y el próximo año a Las Vegas, a revalidar su título.

Antonio Zafra, actual campeón mundial de Monopoly, Tokio 2004

Anuncios