Hola amigos, hace tiempo que no os hablo de algún restaurante interesante, así que he decidido hacerlo hoy. Después de dos artículos centrados en el teatro y en la música, creo que ya es hora de cuidar nuestros estómagos. Mi propuesta de esta semana, quizás no represente al sabor gourmet, pero creo que es muy original. El restaurante en cuestión se llama Kimbumbu, y es uno de los pocos resturantes africanos que podemos encontrar en la capital. Para todos aquellos que no lo conozcáis deciros que está ubicado en la calle Colmenares, 7 (entre la calle Libertad y la calle Barquillo), muy cerca de Cibeles. La verdad es que cuando entré por primera vez me quedé embelesada con la decoración tan original y minimalista que tiene.

La estética del lugar te cautivará puesto que es una decoración a la que no estamos acostumbrados. El lugar te invita a imaginar. Si el restaurante “A dos velas” te trasportaba a una taberna-cava propia del siglo XIX, “Kimbumbu” te hace creer que estás en una de esas tribus africanas en lo más profundo de la sabana disfrutando de una estupenda velada con tus seres más queridos.

A primera vista, tanto el espacio como todo lo que hay dentro de él te parecen rectángulos y te inquietas porque no sabes ni cómo ni dónde debes sentarte. Después de un rato dando vueltas alrededor de la mesa descubres que las sillas son cajones perfectamente encajados y que debes desencajarlos si quieres sentarte alrededor de ella, son amplias y cómodas, no os asustéis. Las puertas, que son de cristal y enormes, tienen unos tiradores en forma de tótems . El resto de la decoración es de ese mismo estilo, con estatuas, tapices en las paredes y objetos de madera y metal repartidos por el espacio.

En cuanto al menú, advertiros que yo soy muy especial a la hora de comer y allí no tuve ningún problema para probar todo. Es cierto que el sabor es fuerte, pero los ingredientes son muy naturales lo que te permite comer con confianza. No están demasiado disfrazados así que desde el principio podréis averiguar qué es lo que estáis comiendo. Las mayoría de las veces que he ido lo he hecho acompañada de un número grande de amigos y siempre hemos pedido menú degustación, os lo recomiendo. Con él te ofrecen la posibilidad de probar sus mejores platos y aunque se llame degustación dejadme deciros que las raciones son generosas y que casi siempre sobra comida. Con el menú degustación entran: varios platos de primero, que todos los que vayáis podéis probar, puesto que se colocan en el centro. Varios plato de segundo, entre los que encontramos pollo, carne y pescado, condimentados con las mejores verduras. Y por último una copiosa degustación de postres, que después de comer tanto, cuesta apreciar.

Plato1: couscous con cordero
Plato2: brocheta de emperador
Plato3: pollo con yuca y plátano
Plato4: ternera con espinacas y patata

Si estáis pensando en sorprender amigos o familiares y queréis llevarles  a un sitio original que os haga quedar bien, para mí esta es una muy buena opción. Es original, acogedor y el servicio es sobresaliente. No os preocupéis por el precio, es asequible, confiad en mí. No saldréis a más de 20 euros por persona, comiendo todo lo que queráis.

Si alguien ha ido o tiene pensado ir que escriba en el blog y cuente su experiencia. Siempre es bueno tener diferentes opiniones.

A continuación os adjunto información del restaurante:

Dirección: C/ Colmenares, 7 (cerca de Cibeles)
Teléfono: 915 212 681

Precio: entre 15 y 20 euros/persona

Ver mapa

Anuncios